Crisis de 1929 en Colombia

Monday, May 15, 2006

¿Cómo afectó la crisis de 1929 a Colombia?

La crisis llegó a Colombia cuando la economía tenía importantes ingresos y divisas externas. Las exportaciones de Colombia se duplicaron entre 1924 y 1928, por las ventas de café y petróleo, aumentando su volumen y sus precios. Entre otras cosas Colombia en este periodo recibió US$ 25 millones de indemnización por la perdida de Panamá.
Las importaciones de bienes también se incrementaron en terminos reales en un 160% , debido al acelerado crecimiento de la producción de bienes y servicios del país, elevando la demanda interna que se satisfacía con buena parte de importaciones.
Una de la manifestación inicial de la crisis fue el corte al crédito externo en la segunda mitad de 1928, también hubo una caída del precio del café, lo que produjo un fenómeno depresivo en Colombia a finales de la década.
1929 terminó en medio de indicadores económicos angustiantes. El precio del café había descendido de 24.65 a 16.59 centavos de dólar la libra. Los bonos Colombianos del 6% en Nueva York cayeron en su cotización de 89 a 65.5 y fue imposible obtener nuevos prestamos o colocar nuevos bonos, ante el colapso de la bolsa de Nueva York.
El gobierno Colombiano se vio con una interrupción de flujos de capital, mayores pagos por la deuda externa contratada en los años anteriores. Como consecuencia a esta situación, hubo una paralización de obras públicas, despido de trabajadores, descenso en precios. También el impacto de la depresión interna sobre los bancos comerciales y los bancos hipotecarios que operaban en las distintas regiones del país, la suspensión del crédito externo tuvo un efecto profundo sobre las entidades financieras.
Una política que se adoptó con autoridad en 1931, fue la de tener una buena protección arancelaria, con el objetivo de proteger la agricultura y la industria nacional. Como recuperación al sistema financiero, la política de crédito privado jugó un papel crucial en 1931 y 1932 se fundaron tres entidades, la caja agraria, el banco central hipotecario y la corporación colombiana del crédito. Estas tres instituciones se habían fundado en 1925, sirviendo para dos cosas importantes:
-Para expandir el crédito al sector productivo.
-Para apoyar el saneamiento de la carta bancaria, que sea sana y recuperable.
Estas políticas monetarias económicas de emergencias lograron la recuperación de la actividad productiva y elevar el ritmo de crecimiento de la economía entre 1932 y 1934, la oferta monetaria volvió a aumentar y los precios dejaron de caer.
Uno de los aspectos sobresalientes de la crisis tuvo que ver con el hecho de que a pesar de que se vivió esta crisis, el PIB solamente se disminuyó 2.4% entre 1929 y 1931 y ya en 1932 registraba un nivel mayor que en 1929. Esto estuvo asociado con las exportaciones de café y oro, y con el proceso de sustituir las importaciones de alimentos y bienes manufacturados por productos nacionales. Las causas para que la industria Colombiana hubiera registrado el más rápido crecimiento dentro de América Latina, son discutidas, sin embargo la más aproximada, es el desarrollo Industrial que se vio estimulado por una demanda creciente cuya raiz estaba en los patrones de consumo novedoso que se daba por el proceso de urbanización.
Situación de América Latina

La caída de los precios afectó prácticamente a todos los países de América Latina, que dependían en su gran mayoría de la exportación de unos pocos productos primarios. Brasil es un ejemplo de la profundidad de la crisis, con sus plantadores que intentaban desesperadamente evitar el hundimiento de los precios del café, quemándolo en lugar de carbón en las locomotoras.
En el contexto político, y ante la caída de las finanzas, muchos de los gobiernos cayeron y fueron reemplazados por otros, en su mayoría de izquierda. Argentina fue una de las excepciones, iniciando una fase de gobiernos militares, obviamente con tendencias de derecha. En cambio Chile, aprovechó la crisis para retirar del poder al dictador Carlos Ibáñez y hacer un giro hacia la izquierda. En Brasil, la crisis puso fin a la república oligárquica y llevó al poder al nacionalista Getulio Vargas. El giro hacia la izquierda fue más visible en Perú, donde surgió el partido APRA, con ambiciones revolucionarias que no pudo llevar a cabo. Colombia también hizo un giro importante, al terminar con el dominio conservador, con el gobierno del presidente López Pumarejo quien hizo varias reformas importantes.